Esta COVID, este olor selectivo

En noviembre, Felicity y yo nos contagiamos de coronavirus. Aquello que tanto temíamos tuvo como su primer síntoma no percibir el olor ni el sabor de una comida fuerte, como es un plato de bonito encebollado que yo acababa de cocinar.

Fuimos enormemente afortunados. Pasamos la enfermedad contagiosa más terrible que hemos visto en nuestras semiseculares vidas con la mencionada pérdida de gusto y olfato, dolor de cabeza y sensación febril, pero sólo la sensación.

Resultaría de una frivolidad terrible, mientras mueren decenas de miles de personas, quejarnos de que no nos sabe la comida, por lo que cuando nos preguntaban lo mencionábamos. Por eso quedó sin decir, incluso entre nosotros dos, que durante algún tiempo nuestra dieta se componía de cuatro platos diferentes: El sólido, el líquido, el gelatinoso, y el líquido con sólido, aka sopa.

Nos lo avisaron: Paciencia porque se recupera muy lentamente. ¡Como para quejarse!. Tuvimos paciencia y empezó la lenta recuperación. Dos meses después seguimos recuperándonos porque el olfato y el gusto aún siguen su camino de vuelta.

Aquí viene lo curioso: La recuperación del olfato está siendo más rápida para algunos aromas que para otros. Y lo he comprobado el día que Felicity decidió enjuagarse con Listerine: Su boca para mí olía sólo a una cosa, y no era el olor que conocía del Listerine. Olía a salicilato de metilo. (Ah, claro, el farmacéutico con sus cositas de farmacéutico). Pues se lo diré en una sola palabra: Olía a Reflex. Por algún mecanismo mi nariz sólo percibía un olor a Reflex. Y efectivamente, comprobé que en la composición del Listerine está el salicilato de metilo.

No es la única vez que me ha ocurrido. El curry, que es una mezcla de especias, lo percibo en su totalidad casi desde los primeros días de la recuperación. A la inversa, el orégano sigue sin existir para mí.

¿Hay alguien ahí fuera de la Taberna con alguna experiencia de olor selectivo en su recuperación del COVID? Que tome un trago y cuente su experiencia.

Terminado de escribir una gélida noche mientras Lee Marvin entrena a sus hombres en Doce del patíbulo.