A humble proposal

Hace poco me encontré regañando a mis hijas por poner la televisión. Me voy a explicar, no exactamente por eso, sino por eso tan del siglo XX como poner la tele ‘a ver qué echan’.

No correspondía exactamente con mi idea de mineralismo hacer algo así, sino que más bien se imagina un servidor a sus millenials hijas en Netflix o en alguna otra web más o menos ortodoxa de visionado de series. O trayendo DVDs de la biblioteca. O pirateando directamente, con voracidad sparrowiana, que tampoco me hubiera importado.

Así que mi recriminación incluyó decirles que lo que hacían era muy del siglo XX.

Me quedé pensando tras decirlo que lo referente al siglo XVIII es dieciochesco; y lo relativo al XIX, decimonónico, que por su peculiar y divertido sonido parece casi más caduco que lo dieciochesco. ¿Y lo del siglo XX? Hace tiempo, probablemente a comienzos de siglo, hubo una propuesta en ABC (estas cosas sólo pasan en ABC) de un lector o algún articulista que, descartado vigésimo, por ordinario y ordinal, de utilizar el término vígimo. Al no aparecer en el Diccionario de la Real Academia me hago a la idea de que la idea no prosperó, por lo que vuelvo aquí a lanzarla.

Quizás sea la única viable para designar un concepto que ya vamos necesitando.

39075424952_35fcd3b1b1_z

Foto a_le_jan_dro N
Anuncios